PEDIR CITA

Saltar al contenido

Pies dormidos en ciclismo

Problemas con los pies en el ciclismo

Pies dormidos en ciclismo 1
Pies dormidos en ciclismo. Las causas puedes ser varias, calas mal ajustadas, apriete de las zapatillas demasiado elevado, zapatillas inadecuadas a nuestro tipo de pié, pié cavo, falta de espacio ó exceso de juego entre zapatilla y pié...
El adormecimiento de piés al montar en bici es mucho más común de lo que pensamos

Una de las molestias típicas en ciclismo son los problemas relacionados con los pies, y más concretamente los pies dormidos. Hay que tener en cuenta que sólo hay 3 puntos de apoyo de nuestro cuerpo con la bicicleta (exceptuando en bicicletas de contrarreloj y de Triatlón). Sillín, manillar y pies / pedales. De este último vamos a hablar, y los problemas que a veces causan, como el adormecimiento.

Principales causas de que tengas pies dormidos en ciclismo

Vamos a distinguir entre los problemas causados por la posición que llevamos, básicamente debidos a las calas y su posición (adelantadas, retrasadas, posición de calas derecha/izquierda asimétricas) y la relación del pie con la zapatilla:

a) Calas.

Tradicionalmente se ha utilizado, como regla para colocar las calas, la alineación de éstas con la cabeza del primer metatarsiano, el juanete. Esta regla en el caso de ciclistas con mucha separación entre la cabeza del primer metatarsiano y el quinto metatarsiano (articulación del dedo meñique del pie) causa una falta de riego que provoca pies dormidos. Generalmente el lateral externo del pie, generalmente en ambos pies.

También podemos encontrar que sólo es uno de los piés en los que tenemos problemas. En este caso, seguramente una de las calas está adelantada respecto de la otra, no están simétricas. Esto además puede causar problemas en alguna de las rodillas (tendinitis rotuliana, banda iliotibial). La correcta posición de las calas es el punto medio entre la cabeza del primer metatarsiano y la del quinto.

b) Relación pie-zapatilla.

Parece una regla básica la que dice que debemos probarnos las zapatillas antes de adquirirlas. Pero muchas veces esto no es así. Por nuestro gabinete han pasado muchos ciclistas que adquieren determinados modelos de zapatillas de acuerdo a criterios como la estética, moda ó simplemente por ser las que estaban de oferta. Las consecuencias son que o bien la presión de las zapatillas es excesiva, provocando adormecimientos/estrangulación en determinadas zonas, o bien hay demasiados espacios o huecos entre el pié y la zapatilla, provocando que el pié se mueva dentro de la zapatilla, lo que causa molestias y dolor. La zapatilla adecuada es aquella que nos encierra el pié en su totalidad sin una presión excesiva. Si la presión es excesiva ó al contrario, “nos bailan”, entonces no es nuestra zapatilla.

Un caso aparte, son los ciclistas que tienen el pie cavo ó con mucho arco o puente. Para ellos es necesario un control más en profundidad, ya que necesitan un apoyo plantar más acusado, mediante plantillas con más apoyo en el arco, a fin de favorecer el mayor contacto zapatilla-pié y que no haya huecos entre la zapatilla  y el pié.

En nuestro estudio incluímos un análisis exhaustivo del tipo de pie, precisamente para evitar problemas como los pies dormidos.

Luis Raventós

BIOMECANICA 3D

Síguenos en Facebook para estar al tanto de nuestro Blog:

https://www.facebook.com/biomecanica3d/
WhatsApp chat