PEDIR CITA

Saltar al contenido

Condromalacia rotuliana en Ciclismo

Dolor de rodilla ciclismo
Condromalacia rotuliana ciclismo, dolor rodilla ciclismo, error posición calas ciclismo
Gracias a RETUL podemos ver la causa de la Condromalacia

Para empezar la condromalacia rotuliana es una lesión del cartílago situado en la parte posterior de la rótula. Se da en deportistas y personas sedentarias que sobrecargan la articulación de las rodillas.

La condromalacia rotuliana es una lesión producida en el cartílago localizado en la cara posterior de la rótula. El síndrome femoropatelar, como denominan los profesionales de la salud a esta afección, se da con frecuencia en el mundo del deporte. También especialmente en el atletismo y running, por lo que también es conocida como “rodilla de corredor”.

Se clasifica en diferentes grados

1: edema y reblandecimiento del cartílago

2: alteración en la superficie del cartílago

3: fisuras en las capas más profundas

4: pérdida del espesor del cartílago y exposición del hueso subcondral

Posibles causas de la Condromalacia Rotuliana

La lesión del cartílago de la rótula obedece a múltiples causas. El origen suele estar en una excesiva carga mecánica o fisiológica que deriva en síntomas crónicos sin el tratamiento adecuado.

En ciclismo suelen ser los causantes una altura del sillín inadecuada, una angulación de las calas excesiva, la excesiva flotabilidad en los pedales (Crank Brothers), una sobre pronación de uno de los pies, una posible dismetría en las piernas ó una rotación de la cadera.

Tanto los traumatismos de la rodilla como los movimientos repetidos que producen la compresión del cartílago facilitan la condromalacia rotuliana. A ello se sumarían factores estructurales (alineación de la rodilla o posición de la rótula). También otras circunstancias del paciente: antecedentes genéticos, edad, artritis, sobrepeso, etc.

Síntomas de la Condromalacia Rotuliana

La condromalacia rotuliana se manifiesta a través de dolor detrás, debajo o a ambos lados de la rótula. Respecto a la sintomatología o las manifestaciones clínicas de la condromalacia rotuliana, es posible que existan procesos muy dolorosos con una leve afectación del cartílago.

Principalmente se experimenta un dolor detrás, debajo o a ambos lados de la rótula que aumenta al sentarse, bajar las escaleras o correr cuesta abajo.

Además de inestabilidad, como si la rodilla fallara, se percibe una sensación de rozamiento al flexionar la rodilla.

Estos síntomas pueden ser más notorios al pararse después de permanecer un tiempo con la rodilla flexionada o al realizar flexiones de rodilla profundas.

Detección de la causa con RETUL

Gracias al software de RETUL podemos identificar la causa de la Condromalacia. Comparamos analíticamente ambos lados del ciclista, derecho e izquierdo, identificando exactamente la causa del dolor.

RETUL es el único sistema del mercado que permite esto.

Tratamiento 

Muchos deportistas abandonan temporalmente la actividad física o mantienen la rodilla en reposo durante un corto plazo de tiempo. Un paso importante en el tratamiento de la condromalacia rotuliana es poner solución a factores desencadenantes o agravantes del cuadro: posición correcta sobre la bicicleta, cambio de tipo de pedales, sobrepeso u obesidad, desalineación de la rodilla, etc. Otros cuidados personales abarcan cambios en la forma de hacer ejercicio, uso de calzado deportivo adecuado, de plantillas y dispositivos de soporte…

Cuando el dolor es agudo, la aplicación local de frío y la toma de antiinflamatorios pueden ayudar a aliviarlo. Para reducir el dolor también se deberían evitar las posturas prolongadas en flexión y extensión de rodilla. Además, hay protectores o rodilleras de neopreno especiales para condromalacia que disminuyen el dolor a la hora de andar y entrenar.

Posición correcta sobre la bicicleta: Mediante la utilización del sistema RETUL seremos capaces de encontrar la posición idónea para nuestras características físicas y antropológicas, adaptando para ello nuestra bicicleta.

Fisioterapia: Se trata mediante terapia manual, estiramientos musculares, fortalecimiento de cuádriceps y cadera, ejercicios propioceptivos de rodilla, Core, Pilates y RPG.

Farmacológico: Ningún medicamento va a producir que se regenere este cartlílago pero va ayudar a frenar ese desgaste como el sulfato de glucosamina o condroitina, condrosan, condrogen, condrosurf, cartílago de tiburón, colágeno, ácido hialurónico…

Ejercicio: El trabajo aeróbico en piscina, así como los ejercicios de flexibilidad y los estiramientos al final de cada sesión también son de ayuda por lo que deportes como la natación, el pilates o acudir al gimnasio (ejercitar cuádriceps y los isquiotibiales pero con poca amplitud) son idóneos.

Luis Raventós

BIOMECANICA 3D

WhatsApp chat